23 junio 2017

Naranja reparadora

Rita no tenía ya nada que temer. Müller no le preguntaba nada y se había acomodado ante su mesa para intentar trabajar. Rita se tomó otra naranja para que se le fuera el sabor de los labios del hombre y se encaminó sola, la carne alterada, hacia el lugar del arroyo donde podía sentarse en el agua sobre la grava.

La sed
Georges Simenon, 2004

Mientras tomo un café

Mientras tomo un café, voy puliendo este sueño,
igual que pule el viento el vasto azul del mar.

Fragilidad
Joan Margarit

15 junio 2017

Huevos mal cocidos

¿Había que concluir que todos ellos estaban volviéndose perversos? A ratos, Müller miraba a Rita con impaciencia, y entre ambos estalló una escena ridícula porque ella había cocido mal dos huevos, una auténtica pelea de matrimonio, mezclada de reproches.

La sed
Gesorges Simenon

14 junio 2017

Fruta del tamarindo

El 30 de marzo soltaron en el río Apure la embarcación que habían comprado en San Fernando, cargada con provisiones para cuatro semanas, no era suficiente para toda la expedición, pero era lo que podrían meter. A los monjes capuchinos les compraron plátanos, tubérculos de mandioca, pollos y cacao, además de las frutas del tamarindo, unas vainas que, según les dijeron, convertían el agua del río en una refrescante limonada.

La invención de la naturaleza
Andrea Wulf

13 junio 2017

Ternera Wellington

Vuelve miss Coletitas Europeas, toda miradas coquetas y vaivén de caderas, trayendo el plato principal: ternera Wellington, me parece. Por suerte, se limita a servir los platos y se marcha, aunque se entretiene más de la cuenta con el de Christian.

Cincuenta sombras de Grey
E.L. James

12 junio 2017

Latas para leer

Tengo un amigo en Zimbabwe. Un escritor. Es negro y este aspecto es pertinente. Aprendió a leer solo por medio de las etiquetas que aparecían en los frascos de mermelada y en las latas de conserva.

Doris Lessing
Discurso de aceptación del PN de Literatura, 2013.

(Latas de Andy Warholl)

09 junio 2017

Mercancías de otros mundos

En la primavera de 1790, Forster y Humboldt fueron a Inglaterra, Holanda y Francia, pero lo mejor de su viaje fue Londres, donde todo hizo pensar a Humboldt en países lejanos. Vio el Támesis abarrotado de barcos que llegaban con mercancías de todos los rincones del planeta. Alrededor de 15.000 naves entraban en el puerto cada año, cargadas de especias de las Indias Orientales, azúcar de las Indias Occidentales, té de China, vino de Francia y madera de Rusia. El río entero era una "selva negra" de mástiles.

La invención de la naturaleza
Andrea Wulf

08 junio 2017

Tazas como castañuelas

Una figura negra
que parece salida de algún cuento
con lunas y con arcos de herradura,
lleva la cafetera en una mano
y con la otra hace sonar dos tazas
de porcelana como castañuelas.

Luna de Beirut
Joan Margarit

07 junio 2017

No solo de pan vive el hombre

No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí, a los que solo hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales, que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero... sobre todo, que todos los hombres sepan, porque no solo de pan vive el hombre.

Palabras de Federico García Lorca en la inauguración de la biblioteca de su pueblo natal (Fuentevaqueros).

06 junio 2017

Guiso de cabra y puré

El último día de mi visita finalizaba el ciclo lectivo y sacrificaron la cabra, que cortaron en trocitos y cocinaron en una gran fuente. Era el esperado banquete de fin de ciclo, guiso de cabra y puré. Me alejé de allí antes de que terminara, conduje por el camino de regreso entre calcinados restos y tocones que habían sido bosque.

Doris Lessing
Discurso de aceptación del PN Literatura 2013


02 abril 2017

Tortitas y beicon

La cocina me intimida un poco. Es elegante y moderna, con armarios sin tiradores. Tardo unos segundos en llegar a la conclusión de que tengo que presionar en las puertas para que se abran. Quizá debería prepararle el desayuno a Christian. El otro día comió una tortilla... Bueno, ayer, en el Heathman. Hay que ver la de cosas que han pasado desde ayer. Abro el frigorífico, veo que hay muchos huevos y decido que quiero tortitas y beicon. Empiezo a hacer la masa bailando por la cocina.

Cincuenta sombras de Grey
E.L. James

26 marzo 2017

Carne no

Müller dio media vuelta y se escabulló. Era superior a sus fuerzas. Le horrorizaba ver matar a los animales. Para no tener la tentación de comer carne un día de hambruna, había tomado la precaución, antes de abandonar Berlín, de hacerse arrancar todos los dientes.

La sed
Georges Simenon, 2004

25 marzo 2017

Otro café

Todo el mundo debería creer en algo. Creo que me voy a tomar otro café.


Groucho Marx

01 enero 2017

Comer en casa

Después, entre la una las dos, no era raro tropezarse con él subiendo de nuevo por corso Giovecca, con el paquete de atún en aceite o de embutido colgando del meñique y el Corriere della Sera saliéndole del bolsillo del abrigo. Luego comía en casa.

Las gafas de oro
Giorgio Bassani

(Anne Soline Roy)

02 agosto 2016

Pan y cerezas

Tendremos que sacar del bolsillo pan cerezas
paisajes saltimbanquis y otras cosas
que ahora no recuerdo pero que están ahí:
desordenadamente libres en nuestra fantasía

Desordenadamente busco
Carmelo Guillén Acosta

27 julio 2016

Buñuelos de berenjena

Los ingredientes son: berenjena, leche, harina, ajo, perejil, pimienta, queso rallado, sal, colorante, miel de caña.

Lo primero es pelar la berenjena, cortarla a cuadraditos y ponerla a cocer con agua y sal. Cuando esté, se deja en un escurridor, presionando para que pierda toda el agua.

A continuación se prepara  la masa del buñuelo; de las medidas no me preocupé nunca, así que son un poco orientativas nada más. Yo hago normalmente una berenjena hermosa, o dos sin son pequeñas, y salen 16-20 buñuelitos, suficiente para cuatro personas, por ejemplo.

En un bol se echa un cuarto de litro de leche fría y se le va incorporando harina poco a poco y removiendo hasta adquirir una consistencia líquida, acuosa todavía, pero ya con cuerpo. Se le añade una pizca de colorante, otra de bicarbonato, sal, ajo picado, perejil picado y pimienta molida; se puede añadir, aunque no es imprescindible, queso rallado.
Se mezcla todo bien, se deja reposar unos 10-15 minutos.

En una sartén con aceite de girasol muy caliente se van echando cuidadosamente cada buñuelo, que es la porción que puede cogerse con una cuchara.

Se fríe todo muy bien y se come recién hecho.

Se puede acompañar de miel de caña, mermelada de kumquat, confitura de cebolla o, simplemente, solos.

QUE APROVECHE!!

25 mayo 2016

Mousse de limón

La conversación fluye entre los Grey, cálida y afectuosa, bromeando unos con otros. Durante el postre, una mousse de limón, Mía nos obsequia con anécdotas de París y en un momento dado empieza a hablar en francés con desenvoltura.

Cincuenta sombras de Grey
E.L. James

08 mayo 2016

Lunch a bordo

Hermann, un tanto avergonzado, acarreó la segunda caja mientras servían el lunch en la cubierta del barco, el cual se hallaba tan cerca que con los gemelos podían distinguirse al detalle todos los platos.

La sed
Georges Simenon

06 mayo 2016

Huele delicioso

Huele delicioso: chorizo y vieiras con pimientos rojos asados y chalotas, salpicados de perejil. A pesar de que tengo el estómago revuelto por las amenazas de Christian, de las miradas subrepticias de la bella Coletitas y el desastre de mi ropa interior desaparecida, me muero de hambre.

Cincuenta sombras de Grey
E.L. James

(La esposa del comerciante Overi. Boris Kustodiev)

04 mayo 2016

Cuscús y membrillos

Fajos de luz en la mesilla
de unas noches arqueadas
lámparas obedientes
al silencio lluvioso,
membrillos ahorcados
en el jugo de sus ramas
arenas doradas donde se entierran los gritos
manos que compran
cada ilusión abandonada
y Marrakech en medio
de un plato de cuscús.

A orillas de Marrakech (Tormenta de especias)
Lamiae el Amrani

Antonio Vázquez Bartolomé)